Escrito por Fundación Signo el 25 de Abril, 2010

Cuando hablamos de un síncope o un desmayo, lo podemos definir como la pérdida repentina de la conciencia a lo que se le suma un desvanecimiento. Respecto a su recuperación, indicar que esta es inmediata y no requiere maniobras de reanimación.  La podemos encontrar de forma muy común ya que lo padecen al menos un 30 por ciento de la población.

La pérdida de la conciencia puede ser breve o durar un poco más y su fundamento puede estar en la falta de oxígeno, en una alimentación deficiente en nutrientes, golpes, fatiga o estrés. El primer síntoma el la visión borrosa seguida por la visión de muchos puntos luminosos.

Por otra parte, los desmayos, son la pérdida temporal del conocimiento como consecuencia de la disminución del flujo sanguíneo en el cerebro, este episodio comienza y finaliza rápido observándose una completa y plena recuperación por parte del paciente.

Los síntomas que se evidencian son:

  • palidez
  • debilidad
  • desgaste muscular momentánea
  • desvanecimiento
  • en algunos casos, también existen náuseas.

Los desmayos acontecen en forma inesperada y por diversas razones. Entre ellas las mas habituales son:

  • Al hacer grandes esfuerzos físicos, levantando cosas muy pesadas o sometiéndose a un entrenamiento riguroso y exigente.
  • Orinando o defecando, si ello implica un esfuerzo.
  • También puede acontecer luego de permanecer parado mucho tiempo en un mismo lugar, como poco aire, o sin una buena circulación del mismo. A muchas personas les suele bajar la presión por ello y como consecuencia acontece el desmayo.
  • Tosiendo durante un tiempo prolongado.
  • Cuando baja considerablemente la presión, se puede dar un desmayo, esto puede acontecer por una deshidratación o bien por una hemorragia.
  • Cuando uno esta recostado y se levanta enérgicamente, también puede acontecer un desmayo debido al cambio en el flujo sanguíneo que se dio más rápido de lo usual.

Igualmente, la hiperventilación, el consumo de drogas, alcohol o los bajos índices de azúcar en sangre, son factores que influyen en los desmayos.

En base a todo esto, los facultativos recomiendan que las personas que conocen las causas de sus desmayos, las eviten, y para los casos en los que el desmayo es atípico, consulte al menor indicio, para hacerle un chequeo que permita extraer conclusiones de los motivos del respectivo desmayo.

Tags: , , ,

Por favor haz un comentario

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 185,006 bad guys.